XCloud ya en navegador y con tecnología Series X

Novedades de XCloud, la apuesta por el juego en la nube de Microsoft, muy interesantes. Por un lado, ya podemos ejecutar (en fase beta) XCloud en navegador. Por otro, ahora está respaldado por la tecnología de XBox Series X.

XCloud o XBox Cloud Gaming es el servicio de juego en la nube de Microsoft, basado en tecnología XBox que, además, viene incluido en la suscripción de Game Pass Ultimate.

Hasta ahora el juego corría con la tecnología de una XBox One S, por lo que en algunos juegos, se notaban las limitaciones. Pues esto ha cambiado y, a partir de ahora, los juegos correrán en tecnología de XBox Series X, trayendo la bestia parda de los de Redmond al alcance de más gente.

Y es que ahora, además, podemos disfrutar en ordenadores con Windows 10 de XCloud a través de Chrome o Edge, y en dispositivos de Apple .

Para ello, sólo tenemos que dirigirnos a la página https://www.xbox.com/en-US/play y probarlo. El único requisito que nos queda por cumplir, es tener un mando conectado al equipo.

El catálogo de juegos disponibles en XCloud es cada vez mayor. La apuesta de Microsoft por el Game Pass es firme y tiene pinta de que sólo hemos visto el principio.

El servicio de juego en la nube de Microsoft funciona bastante decente y pone en jaque a las apuestas de Google con Stadia o Amazon con Luna, ya que, por sólo 15€ al mes, disponemos de una inmensa cantidad de juegos disponibles, tanto para PC como para consolas XBox, así como en la nube, dejando cada vez más claro que la apuesta de Microsoft por el Game Pass es sólida y clave en su estrategia.

El Juego en la Nube

Todavía hay gente reticente a este modo de juego pero, si lo pensamos objetivamente, se trata de la esencia que llevó al éxito a las consolas en el pasado.

Ya lo he comentado en más de una ocasión, sobre todo a colación del tema Stadia. El juego en la nube recupera esa esencia de jugar y listo. Olvidándote de descargas, actualizaciones, instalaciones, etc. Simplemente abres el servicio, y juegas.

La principal ventaja de las consolas antiguas con respecto a los PC era ésta precisamente. Tú metías el disco y jugabas. Y listo. En PC tenías que instalar, configurar drivers rezar porque no te diese ninguna incompatibilidad.

Ahora, sin necesidad de invertir un dinero demencial en hardware, podemos disfrutar de servicios como el de XBox Game Pass desde los dispositivos que ya poseemos y sin tener que preocuparnos de actualizar drivers o los mismos juegos.

Game Pass Ultimate

La apuesta de Microsoft por el Game Pass es clara ya que lo que está consiguiendo no es sólo ganar adeptos para sus consolas, sino crear un ecosistema alrededor de él, facilitándole al usuario su experiencia hasta límites impensables.

A parte de los juegos exclusivos o de salida incluidos en el Game Pass, tenemos opciones como la sincronización de partidas (Play Anywhere) que nos permite continuar la partida que estábamos jugando en el PC en la consola o en el móvil.

Tenemos un catálogo floreciente de juegos con joyas que, de no ser por el Game Pass, quizá no nos habríamos atrevido a probar. Algo que, a la larga, puede convertirse en una venta para los desarrolladores.

Pero insisto en que estamos sólo en el principio. Imaginaos un “Chromecast” para poder jugar con XCloud, a lo Chromecast con Stadia. Imaginaos poder jugar con XCloud en la Nintendo Switch o PS5. Y es que Game Pass no es un producto orientado a los usuarios de XBox. Es un producto para cualquiera.

Y como bien decían en un Tweet, Xbox no necesita pagar a nadie para que hablen bien de ellos. Simplemente, hacen las cosas bien, y la gente satisfecha ya se encargará de compartir su opinión.

Es posible que estemos viviendo la mayor revolución de la industria de los videojuegos. Y parece que es de color verde.

0