El artí-culo 13 nos va a dar por el ídem.

Se ha aprobado el polémico artículo 13 demostrando, una vez más, que la clase política se pasa por el forro la voz de los usuarios en pos de las grandes corporaciones.

A parte de ser una ley aprobada sin fuste ni muste, que demuestra una vez más que quienes están al poder viven en un mundo distinto al de los usuarios, y que parece que hay una barrera sonora y visual enorme entre ambos mundos, es una ley que atenta especialmente contra la libertad de expresión y de creación.

Pongámonos en antecedentes. Todos conocen la, por otro lado totalmente injusta, gestión de derechos de YouTube. ¿Verdad?

Si no lo conoces, te dejo un de vídeo donde Jaime Altozano lo deja bastante claro.

Es decir, YouTube tiene un algoritmo que gestiona los derechos de autor según su programación. No distingue si es para uso educativo, promocional, si es con motivo de sátira o cualquier método que supone un uso “legítimo” de los derechos de autor. Y si un vídeo tuyo hace “saltar” el algoritmo, te quitan la monetización y se la dan a la compañía detrás de la reclamación automáticamente. O, si no lo estás monetizando, te cascan anuncios y la pasta se la lleva esa compañía. Es decir, están haciendo precisamente lo que quieren evitar, que terceras personas se lucren con tu trabajo ¿no?.

Pues hasta ahora era, aunque no lo creáis, bastante permisiva. El culpable de la infracción de copyright sería el usuario que realizaba dicha infracción. Con el artículo 13, el culpable es la plataforma donde se comete dicha infracción, que a las compañías les sale más facilito meterles caña que ir usuario por usuario.

Esto supone que las plataformas anden con pies de plomo y censuren todo lo que tiene un ápice de sospecha de ser infractor de copyright. ¿Todo?… Bueno, todo no. Imaginaos que sois el Rubius y tenéis una network o una empresa grande detrás vuestra. Vuestra network trabajará de forma que haya pagado a las compañías para que hagan la vista gorda con este tipo de infracciones, y por tanto, no saltarán los avisos de coypright en tu canal. Aunque recientemente uno de los YouTubers más grandes de habla hispana se quejaba precisamente de el acoso y derribo por parte de YouTube.

Ahora bien, ¿cómo se gestiona el contenido en streaming? Pues de forma muy limitada.

Twitch tiene unos filtros bastante limitados. Puedes estar zurriendo con tu música favorita que no te penaliza. Luego en la repetición elimina los audios que “infrinjan” el copyright, y listo (algo que tampoco considero justo). Pero YouTube, por ejemplo, te puede hasta suspender el canal si su algoritmo detecta contenido con derechos en una emisión en directo.

Twitch es de Amazon, para el que no lo sepa. Y Amazon, es una distribuidora de música digital (sí, también tienen una especie de Spotify) por lo que tienen ciertos derechos, ventajas y privilegios con las compañías discográficas. Por tanto, su política en este aspecto es más laxa.

Pero déjate de rollo y dime cómo afecta esto a los streamers

Pues los videojuegos, por ejemplo, serán considerados contenido con derechos de autor. Por tanto, un gameplay de un videojuego, estaría infringiendo el artículo 13 y te caparían el stream.

A no ser que hayas pagado un pastizal para tener “derechos específicos sobre ese juego”. Es decir, que seas un streamer grande, o tengas una compañía detrás untándote. Así que adiós al stream del jugador medio como tú y como yo o como “La liga de la chustisia”.

Es decir, sólo podrían hacerse vídeos de gente cocinando, haciendo programas y contenido que no contuviese nada de terceros.

Y por supuesto, que no utilizasen ningún tipo de sonido o sfx que pudiese hacer saltar las alarmas, ni ningún gif, imagen, etc susceptible de tener copyright.

Adiós a las parodias en YouTube, caricaturas y demás. Adiós a los memes en Instagram y Twitter, porque sí, si utilizas un fotograma de una película para un meme, estarías infringiendo la ley.

Y ¿sabéis de dónde vienen los tiros?

Hace un mes, los responsables de Netflix dijeron que HBO no era su principal rival, sino que lo era Fortnite y Twitch.

Es decir, admitían abiertamente que, para una empresa de contenido audiovisual, un estudio de cine, de series, etc, su principal enemigo, y el que más cuota de mercado le estaba quitando, era el streaming de videojuegos.

Y es que grandes estudios y demás, le han visto las orejas al lobo y cómo las nuevas generaciones no ven cine, ni series, ni televisión. Ven streamers jugando a videojuegos.

Y esto les fastidia, porque les toca los billets. Y con sus billets no se juega.

Desde la Unión Europea, han surgido defensas del tipo: “Es que los que se están lucrando por los derechos de los creadores europeos, son empresas americanas”.

Y yo digo, si en lugar de poner lastres y trabas se ayudase a los emprendedores, del mismo modo que sucede en Estados Unidos, igual en Europa surgiría una empresa capaz de competir con la industria del entretenimiento Americano.

¿Que nos queda entonces?

Hasta hace recientemente poco, Nintendo capaba todos los vídeos de juegos de su propiedad. Finalmente, los retrógrados mandamases de la compañía se dieron cuenta de que los vídeos de sus juegos, ayudaban a promocionar sus productos y liberaron esas reclamaciones en YouTube.

Con el Artículo 13, todo el contenido de videojuegos se vuelve por defecto infractor de copyright, a no ser que las compañías, opten por abrir sus derechos a los creadores de contenido. Pero les sale más rentable hacerlo con los grandes, que tienen muchos seguidores, que hacerlo con todo el mundo.

Y recientemente, desarrolladoras de videojuegos se han quejado también de que ahora hay más gente viendo jugar en streaming, que jugando y que, por este motivo, no les sale rentable hacer videojuegos. (Léase la creadora de la saga Uncharted)

Por tanto, ya veremos si permiten hacer gameplays, o sólo unas pocas, o sólo a unos pocos…

Conclusión

Si finalmente sale adelante todo lo que promete el artículo 13, decid adiós al internet que todos conocéis.

Adiós a los memes, adiós a los gifs, adiós a las parodias en YouTube. Adiós a los streams de videojuegos. A partir de ahora, todo nuestro contenido será tratado como sospechoso de infringir el copyright, y las plataformas como Facebook, YouTube, Twitter, Instagram, Twitch, Mixer, etc, no se la van a jugar por nosotros.

Lo que buscan es, o que estas plataformas paguen a los estudios de televisión, cine, etc, o eliminar a su competencia. Como el canon a los discos duros en España, pero a lo gordo.

Dicen que quieren poner a Europa al nivel de América, y lo que hacen es hundirnos más. Y dejar en evidencia lo ineptos que son nuestros dirigentes.

Y no estamos en contra de los derechos de autor. Cualquier autor tiene derecho a obtener dinero por su trabajo. Pero de una forma que sea justa para todos. Porque por mucho que se esfuercen ciertas compañías, las mentes librepensantes encontrarán una forma de no comerse la basura que nos quieren meter con calzador.

Hay una plataforma abanderada por Google que quiere servir de punto de encuentro para los que estamos en contra de este atropello. Con el hashtag #SaveYourInternet podéis mostrar vuestro apoyo y pasar por
https://saveyourinternet.eu/act/

Joserra Dixit.

Añadido

Os dejo un vídeo mostrando un punto de vista más amplio que nos habla del artículo 13 de una forma menos catastrofista.

Y el texto del parlamento para que os engañéis por vuestro ojo:
http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P8-TA-2018-0337+0+DOC+XML+V0//ES&language=ES

Categorías